Entrevista con los HomeBoys: ‘Street Life’

Publicado el 14 de agosto 2018


HomeBoys

Desde Hermosillo, Sonora, les presentamos a HomeBoys, grupo de rap integrado por Yorking, Barber y Choro, tres exponentes mexicanos con muchísimo talento pero que injustamente aún no son conocidos por la mayoría de los rap escuchas del país. Cuando reproducimos su disco “Street Life” nos dimos cuenta de que tenían algo especial, resaltan entre todos los demás, por lo que nos dimos a la tarea de contactarlos para conocer un poco más de ellos.

RU: ¿Quiénes son los HomeBoys?

HB: Somos un grupo bien fresco, para todo tipo de público, cantamos hip-hop desde lo más calle hasta un tema romántico. Somos un grupo de tres cabrones que hacen sus propias pistas, se graban, dirigen sus propios videos y dos de ellos somos hermanos.

RU: De Sonora han salido muchos raperos, ¿A que creen que se deba? ¿Sonora es tierra de cantantes?

HB: Aquí llegó muy rápido la cultura por estar cerquita del gabacho, me acuerdo que antes, cuando no existían las redes ni el internet, llegaban los casetes del gabacho, era bien fácil que los metieran por Nogales. Creo que por eso se inculcó bien duro la cultura acá en Sonora. El hecho de que haya muchos exponentes quiere decir que hay mucha competencia sana.

RU: ¿Hay mucho talento no?

HB: Si, la verdad veo mucho talento, veo que el rap está en la calle, aquí predomina, hay un público muy fiel. A la gente le encanta el hip-hop y lo entiende demasiado.

RU: ¿Crees que los coros melódicos les den una ventaja sobre los demás raperos?

HB: Creo que es un privilegio tener a alguien que te haga un coro cantado. Me acuerdo de las tendencias de antes en Estados Unidos, escuchabas un verso de Snoop Dogg y de repente un coro cantado de Nate Dogg; también escuchábamos a Bone Thugs-N-Harmony. De hecho, te platico, en nuestros inicios aquí en Sonora fuimos un poco criticados, ¿sabes? Te estoy hablando de hace unos ocho o diez años, ya traíamos la onda de corear, de hacer melodías, pero nos tachaban de que sonaba como reggaetón aunque fuera rap, ¿me entiendes? La neta te lo digo al chile, hace diez años que hacemos corillos chidos pero antes a la gente no le gustaba, ahora todo el mundo lo intenta. Es interesante que haya melodías en las canciones de rap.

RU: Como que todavía hay una escuelita a la que no le gusta, ¿no?

HB: Si, pero esa madre es un pensamiento mediático, como los que le tiran a la selección mexicana. Es un pensamiento del rapero mexicano por así decirlo, porque por ejemplo, en Argentina un rapero puede freestylear, eso lo hace real, pero también puede cantar trap y nadie le va a decir nada. ¿Por qué acá no podemos ser así? Somos malinchistas.

RU: ¿Crees que aún haya raperos que no han dado ese paso por miedo a las críticas?

HB: Si, las criticas pueden afectar. En nuestro caso tratamos de innovar, las pistas que hacemos suenan como trap pero tiene algo que nos identifica, como los bajos. Estamos innovando para que un día la gente nos identifique por nuestro sonido original.

RU: ¿Cómo se dio su entrada a Mastered Trax?

HB: Conocí a C-Kan desde hace tiempo, me acuerdo que la primera vez que vino a Hermosillo nosotros le abrimos. Siento que este vato, mis respetos para mi hermanito el Kan, es alguien que a abierto macizo el mercado del hip-hop en México, ha hecho que volteen a ver hacia el rap. Cuando nos conocimos coincidimos en muchas cosas, coincidimos en que nos caímos bien, coincidimos en que fumamos hierva, en que nos gustaba la fiesta y hasta en el apellido, fue una conexión instantánea con el C-Kan. De ahí hicimos unos feats, para después acercarnos a Mastered Trax la compañía y aquí estamos hoy en día, trabajando para salir adelante. Quisiera que la gente nos conociera como conocen a Gera o al Alemán, no me interesa tanto la feria, lo que quiero es que nos reconozcan, que digan que está chilo porque representan a México. Se nos ha dificultado ese proceso no sé porque, de hecho, mucha gente nos comenta en los videos que está raro que tengamos pocos views.

RU: ¿Qué tal sintieron la respuesta del público para su álbum “Street Life”?

HB: Es buena, jamás habíamos estado en las plataformas digitales, es otro rollo, ahorita la gente ya nos está identificando un poquito más, les gustaron mucho las canciones. Es un disco que lo trabajamos un año entero y la respuesta ha sido muy buena, trae muy buenas canciones. En nuestro show en vivo, desde que inicia hasta que se acaba, la gente no deja de brincar por la energía que tiene los beats y la manera en que lo tenemos estructurado.

RU: ¿Qué planes vienen después?

HB: Tenemos en puerta sacar más feats, seguir haciendo canciones para meterlas a Spotify y que nos sigan conociendo. Con un disco a veces uno se tarda un año maquilando, haciendo los beats y todo ese proceso, pero como nosotros lo hacemos prácticamente todo, a veces nos tardamos un poco más y pasa el tiempo, pasan las tendencias. Lo mejor es que, ahora que ya tenemos un disco establecido, sigamos haciendo canciones para subirlas con video, tratar de darle a la gente música nueva lo más rápido posible. En puerta está que vayamos al DF, nos lo piden mucho a través de nuestro fanpage; esa es la tirada, ir a cantar al sur de México.

RU: Según Billboard, en Latinoamérica el género más escuchado es el reggaetón. ¿Qué piensas de eso?

HB: El reggaetón es pura alegría. Para empezar tiene un poco de ciencia, pues tiene que ver con los latidos del corazón y existe una pequeña relación en cuanto a eso. Es música que te hace moverte, yo no lo veo mal, se me hace bien, genera mucho empleo, genera mucho dinero. Para mí en lo personal, uno de los liricistas más cabrones que existen en la actualidad es Daddy Yankee; aunque sé que muchos van a decir que no porque el vato es reggaetonero, pero rapeando es un animal, un descomunal, todo Puerto Rico lo sabe. Hasta Cypress Hill que son old school lo siguen en Instagram y le tienen un respeto cabrón.

RU: Si englobamos el género urbano como uno solo, si metemos al reggaetón y al rap en una misma canasta, el vendría siendo el máximo líder ¿no?

HB: Así es. Me encantaría que algún día se acabaran esos tabús, poco a poco lo iremos haciendo entre los compañeros, como el Davo que hizo un dancehall hace poquito, ¿lo escuchaste? Se puede rapear sobre cualquier tipo de beat, hasta en una cumbia se pueden tirar versos de rap; eso es lo que quisiera que la gente entienda, que no es el instrumental, es lo que rapeas, lo que dices, lo que sientes. La música en si no se basa en los tabús, de que si es real o no; si es buena música, bienvenida.

RU: En cuanto al rap/trap norteamericano que está sonando actualmente, ¿Piensas que el género ha perdido su esencia por culpa de la comercialización?

HB: Tengo una buena respuesta para eso, pero eso sí, no podemos tapar el sol con un dedo. Lo que saquen estos vatos va a pegar, por ejemplo Drake, Lil Pump o 6ix9ine, pero escucho sus canciones y las siento sin vida, ¿me entiendes? Mucha instrumental, mucha repetición de lo mismo; el rap ese del gabacho se está volviendo muy feo, muy repetitivo. Siento traición porque aprendí otra cosa de ellos, aprendí a hacer música compleja, con coros bien chidos, letras cabronas y ahora me salen con esto. No me tiene muy contento el trap nuevo, sí lo escucho, sí me gusta, porque los ritmos son frescos y tienes que aprender a culturizarte, a no cerrarte, pero si se me hace un poco repetitivo. Los que tratamos de innovar, de hacer buena música, nos quedamos así de “¡Wow!, qué fácil es”; pero a la gente le gusta y por eso te digo que no podemos tapar el sol con un dedo. Lo están haciendo más ostentoso, incitando demasiado a hacer desmadre, y no digo que no, a mí me gusta la mota, me gusta el desmadre, pero hay maneras de cantarlo, hay maneras de hacerlo. Se me hace muy simplista el trap de ahora.

Fragmento de la entrevista con los HomeBoys publicada en la edición N° 45 de Ritmo Urbano Magazine, disponible a partir del 1 de agosto 2018.


 

 

Back to Top ↑
  • Ritmo Urbano Magazine


  • Ritmo Urbano Radio

  • Ritmo Urbano TV

  • Síguenos en Facebook

  • Patrocinador