Entrevista a Neto Reyno

Publicado el 27 de abril 2018


NR 443

Tuvimos la oportunidad de conocer y platicar con Neto Reyno, uno de los “nuevos” exponentes más sonados del momento en el rap mexicano. Entrecomillamos nuevos, porque en realidad Neto ya lleva casi veinte años en la movida, inició como graffitero y tatuador en la cuna del rap en nuestro país: Monterrey, Nuevo León. Hace un par de años en Ritmo Urbano nominamos a Neto Reyno como uno de los raperos revelación, pero este 2018 estamos seguros que será el año de su consolidación. Si aún no topas su música, te súper recomendamos escuchar su propuesta.

RU: En tercera persona, ¿cómo definirías a Neto Reyno?
NR: Como un vato que le hecha huevos. Quien me conoce se dará cuenta de eso.

RU: ¿De ahí viene lo de “No Rendirse Es La Misión”?
NR: Ahuevo, no rendirse es la misión. Igual que todos, a veces tengo problemas, a veces me va de la chingada. Antes de que inventáramos The Cream Company entre Paco y yo, me acababa de separar y pasé por todo ese rollo. La música salvó mi vida, porque cuando me separé me quedé sin nada, lo único que me quedó fue la música. Yo siempre hacía música desde morro, aunque no estaba tan enfocado en eso, a veces me decían “cuanto me cobras por tocar acá”, pero por estar enfocado al cien por ciento en mí familia en ocasiones no podía salir, lo hacía más que nada como hobbie; lo mío era tatuar, la aerografía, los rótulos. Entonces busqué a alguien que me apoyara para seguir haciendo música sin parar. Caí ahí con Paco, le expliqué la idea de The Cream Company, le pareció bien y comenzamos a trabajar en eso. Prácticamente me fui a vivir ahí por varios meses, me puse a hacer música todos los días, a mis hijos solo los iba a ver una vez por semana y en los otros días me ponía a hacer rap. De ahí salió “No Rendirse Es La Misión”, más que nada es como una motivación hacia mí mismo, como diciéndome: “no te rindas”, “dale fierro”, “haz más música, sube videos”. Este es un plan en el que se ocupa mucha gente, se necesitan productores de videos y productores de beats, así que les abrimos las puertas en The Cream Company para que lleguen a trabajar ahí, yo los utilizaba a ellos y ellos me utilizaban a mí. Empezamos a grabar y de repente ya estaba saliendo a tocar fuera con un disco en mano. Por eso salió también la rola de “No Lo Dejes Caer”, es casi lo mismo, la mayoría de mis canciones son gritos hacia mí mismo para que no me rinda. Mucha banda se identifica porque todos pasamos por lo mismo, todos tenemos problemas.

RU: ¿Cuánto tiempo tiene que sucedió eso?
NR: De todo esto que te estoy diciendo ya son poco más de tres años, desde que empezó The Cream Company.

RU: ¿Y antes?
NR: Yo comencé desde 1999 con un grupo que se llamaba River Side, aunque era parte del grupo yo nunca canté, nomás los escuchaba y me juntaba con ellos. Sin darme cuenta caí a trabajar en aerografía a la cuna del hip-hop en México, con Goyo de Street Arte, un chicano que llegó de Los Ángeles trayendo esta onda, es de los iniciadores del movimiento acá en Monterrey. Ahí me empecé a alimentar de todo esto, hasta que un día llegó al trabajo un grupo llamado Sociedad Café que estaba buscando a la River Side para hacer una colaboración. Para eso el grupo estaba casi inactivo, sólo quedaba el Pantera y yo, nos lanzamos al Distrito Federal para grabar con ellos; cuando vi como Don K-Fe hacía la música con el Acid 2.0 me enamoré, le pedí el disco y me regrese a Monterrey aunque no tenía ni computadora, así que conseguí una, me puse a estudiar, aprendí a hacer beats y formé un grupo llamado La Rivera, un derivado de River Side, que integrábamos Pantera, Rosca y yo. Después nos fusionamos con unos compas que se llamaban Soldados, y como yo tenía un disco inédito llamado “El Reyno”, decidimos ponerle Soldados del Reyno a la nueva agrupación. Desde entonces no hemos parado de hacer música.

RU: ¿Te sigues llevando con Soldados del Reyno?
NR: Si, son mis compas, mis carnales del barrio, sigo hablando con ellos, de hecho acaban de venir a mi fiesta y todo el pedo. Puede que en un futuro volvamos a trabajar juntos, aunque desde que estoy con The Cream Company me enfoqué nada más en mí, como que me solté de esa cadena. Ellos jalaban igual pero cada quien tenía su trabajo, no estaban al cien en esto del rap, cuando estábamos morros si trabajábamos a tope, llegamos a vivir de eso, teníamos una marca de ropa, los discos, salíamos fuera, pero ya sabes, en busca de algo estable la familia y el trabajo como que los frenaba. Cuando comencé a trabajar en la aerografía no tenía ni seguro, desde siempre me he dedicado a este movimiento, al graffiti, breakdance, los eventos… siempre viví de esto hasta que me solté la cadena y les dije: “saben que, voy a hacer las cosas yo solo, seguiré trabajando pero cuando nos topemos voy a estar con ustedes. Yo siempre voy a ser Soldados del Reyno”.

RU: ¿Ahora estás promocionando “Desde El Suelo”?
NR: Si, es mi primer álbum y si Dios quiere este año sacamos el segundo, que sería como una continuación de éste. Será un disco de más o menos trece tracks pero sin ninguna colaboración, puras canciones mías. Lo que tengo planeado este año es sacar muchas colaboraciones, si tienen video bien, sino pues con un video lirical, la cosa es ser constante porque desde que estoy en The Cream Company la constancia es lo que me ha llevado a estar donde estoy, ¿me explico?, quiero más y más, estaré sacando sencillos pero también trabajaré el disco que viene. Estoy platicando con algunos productores de acá para enfocarnos en sacar un video nuevo cada mes.

RU: ¿Este disco es el que me comentaste que será tipo Bone Thugs o es otro?
NR: Ese es otro, estoy experimentando. Me gusta mucho Bone Thugs porque son influencia mía, me gusta su música y su flow, entonces tengo en mente hacer algo así. Ya tengo como tres tracks terminados, a lo mejor los subo o a lo mejor me espero, no los he subido porque están buenos, me gustaría hacer un álbum de cinco o seis rolas con el estilo Bone Thugs-N-Harmony, está bien chido, me gusta, quiero sacarme la espina de eso que traigo en mente.

RU: ¿Y cómo te está yendo con “Desde El Suelo”? ¿Cómo ves la respuesta del público?
NR: Muy bien, salió el año pasado, tuvimos mucho trabajo gracias a este disco. Nos esta yendo muy bien, de hecho, ya acabamos el primer tiraje y mandé a hacer más. Si está funcionando chido carnal.

“LA MAYORÍA DE MIS CANCIONES SON GRITOS HACIA MÍ MISMO PARA QUE NO ME RINDA. MUCHA BANDA SE IDENTIFICA PORQUE TODOS PASAMOS POR LO MISMO, TODOS TENEMOS PROBLEMAS”

RU: ¿Sientes que ya estás en las grandes ligas del rap mexicano?
NR: No, para nada, creo que nunca lo voy a ver así, siempre quiero más y más, a lo mejor cuando sienta que ya esté en las grandes ligas es cuando… no sé, no me enfoco en eso, no lo veo así, siempre estoy igual de aferrado. Lo que si me sorprende es, por ejemplo, recibir saludos de Ice-T, colaborar con gente que admiro desde hace mucho. Entonces eso me dice que estoy trabajando bien, que a pesar de todo lo que pase estoy haciendo las cosas bien. Aún no me siento en las grandes ligas.

RU: ¿Qué piensas de la escena de rap en México? ¿Qué crees que le falte?
NR: Está con madre, está fluyendo, se está alimentando, está creciendo, es un monstro muy chido, un Frankenstein bien mamalón hecho por todos nosotros los que ponemos un granito de arena. No creo que nada le falte, nada más seguir echando chingazos y aprender de todo. Mi punto de vista es que nos falta mejorar en ayudarnos los unos a los otros, hacerlo como en otros países donde se ayudan en vez de estarse chingando el uno al otro. Existe la competencia sana, nos hace mucha falta colaborar.

RU: ¿Crees que las canciones violentas puedan generar violencia real?
NR: No. Es como con el cine, tú puedes ver una película de violencia y no por eso vas a salir a matar gente. El rap violento te muestra lo que hay realmente en la calle, te hace pensarle un poco y saber cómo está el pedo, de cierta manera te ayuda. Te lo digo porque yo vengo de un rap así, yo rapeaba cosas así con Soldados, con la Rivera, pero era porque así vivíamos, así estaba en las calles. Pero no siempre tiene que ser así, no tiene por qué ser influencia para los demás, es más como un “mira, así está el pedo”. No por una rola un morro va a salir a matar, eso sería para las mentes débiles.

Fragmento de la entrevista a Neto Reyno publicada en la edición N° 44 de Ritmo Urbano Magazine.


 

 

Back to Top ↑
  • Ritmo Urbano Magazine


  • Ritmo Urbano Radio

  • Ritmo Urbano TV

  • Síguenos en Facebook

  • Patrocinador